martes, 18 de diciembre de 2012

Operadores de datos - Presentación #RunOgov

Nota: Presentación realizada en la jornada "#Runogov - Comprometidos con el futuro" realizada el 18 de diciembre de 2012 en INAP

Tenemos nuestro pensamiento conformado para ver tres eslabones en la cadena de reutililización de la información del sector público:
  1. Organismo público que pone a disposición de la Sociedad la información pública
  2. Reutilizador de la información que crea productos y/o servicios con la materia prima facilitada por el sector público
  3. Usuario final que se beneficia del producto o servicio creado por el reutilizador

En esta cadena, en general, no existe transacción económica entre 1 y 2, o existe por un coste marginal. En cambio, entre 2 y 3 suelo producirse el pago de una contraprestación económica entre usuario y reutilizador. Esto sucede así básicamente por una razón: La materia prima informacional utilizada en la cadena resulta ser materia prima informacional que ya figuraba en stock en el formato que se consume, y que consecuentemente no tiene un coste de extracción o elaboración adicional para pasar de 1 a 2, mientras si lo tiene cuando se intercambia entre 2 y 3.

Sin embargo, no existe otra posibilidad más que el cambio de esta cadena. A medida que se agoten las posibilidades de la materia prima informacional existente en stock, será necesario extraer nueva materia prima. Esto dará lugar a un nuevo eslabón en la cadena: El operador de datos. El nuevo actor se situará como intermediador entre organismo público y reutilizador, aportando de modo ágil la extracción y transformación elemental de la materia prima informacional para hacerla apta para la reutilización.

La extracción y transformación elemental de la información que realizaría el operador de datos consta de las siguientes fases: Extracción y formateo, Aseguramiento Calidad, Agregación de Fuentes, Publicación y Facturación.

Parece lógico pensar que esta extracción y transformación tendrá necesariamente un coste. El pago por esta labor al operador de datos puede realizarse de acuerdo a cómo hasta ahora se ha hecho por los organismos públicos, mediante un contrato de servicios, y sin trasladarlo al reutilizador. Sin embargo, la actual crisis económica obliga a buscar nuevos modelos de pago para la nueva materia prima informacional. Una posibilidad es el establecimiento de un contrato de colaboración público-privada entre organismo público y operador de datos para la extracción y transformación elemental de la materia prima informacional, mediante el cual se le adjudica al segundo por un periodo la explotación de la misma. Adicionalmente a lo especificado en Ley de Contratos del Sector Público para la Colaboración Público-Privada, da cobertura a esta posibilidad el artículo 6 de la Ley 37/2007 que permite "el otorgamiento de derechos exclusivos de los organismos del sector público a favor de terceros cuando tales derechos exclusivos sean necesarios para la prestación de un servicio de interés público", con la limitación de revisar cada tres años "la permanencia del motivo que justificó la concesión del mencionado derecho exclusivo".

La recuperación de las inversiones realizadas para la extracción y elaboración elemental de la información se realizaría basándose en un riesgo demanda. La información pública del organismo estaría sometida a tasa o precio público de acuerdo a lo establecido en la Ley 8/1989. Es decir, bajo las condiciones de transparencia de tarifas y existencia de una memoria justificativa de las mismas, se realizaría un cobro al reutilizador que serviría para hacer los pagos al operador de datos. Por lo demás, los modelos de establecimiento de premios sería el de cualquier otro contenido digital.

¿Tiene porque suponer el operador de datos un coste adicional para el usuario final? En mi opinión, no necesariamente. Supondrá, eso si, un replanteamiento de los modelos de negocio de los reutilizadores y un proceso de selección natural de los mismos. Algo similar ha sucedido en todo proceso evolutivo de los ecosistemas productivos alrededor de toda nueva materia prima.

Todo eso, es lo que conté junto a esta presentación que acompaña




domingo, 16 de diciembre de 2012

Ahora en "Google Currents"

Si hay algo fascinante del nuestro mundo digital son las posibilidades low-cost de difundir nuestros pensamientos e ideas, de adaptarnos sin esfuerzo a los canales y medios preferidos por cada ser humano. Desde hoy, podrás encontrar este blog también en Google Currents si prefieres consumir información por ese medio. Si no lo has usado, recomiendo descargartelo para Android o iOS. Es un modo cómodo de acceder a la información.

Para añadir a tu Google Currents "Somos Digitales" sólo tienes que pinchar este enlace o el icono de la barra derecha. Podrás encontrar este blog, y también una sección de vídeos alrededor del concepto "Somos digitales".

jueves, 13 de diciembre de 2012

Perspectivas de los profesionales #TIC de la AGE y reforma de las #aapp

El martes 11/12/2012, tuve el honor de participar como Presidente de ASTIC en el evento organizado por SocInfo "Recursos Humanos en las Administraciones Públicas (VII): Situación y perspectivas de los profesionales TIC".

No hay duda que vivimos un momento difícil en el país, un cambio de época como acertadamente definió Joan Subirats. Un momento en que más que nunca es necesario de la eficiencia y transformación que las TIC pueden aportar a las Administraciones Públicas. Y ello sólo puede hacerse con las adecuadas capacidades internas de profesionales que puedan aportar el conocimiento desde la doble óptica de ser profesionales públicos y conocedores de las Tecnologías de la Información. Esta es la línea de actuación que ha adoptado el Gobierno Británico para avanzar hacia una Administración Digital, reforzar esas capacidades internas y esa es la línea que debería adoptarse en este país.Sin embargo, entre los grupos de profesionales de la Administracion que se prevé ampliar en la OEP de 2013 no parece incluirse a los profesionales públicos de las Tecnologías de la Información, de acuerdo a la enumeración que hizo el Ministro en el senado a comienzos de semana.

Es necesario reforzar las capacidades internas dedicadas a las Tecnologías de la Información, pero al mismo tiempo es necesario abordar cambios organizativos que refuercen al mismo tiempo el valor de lo común y las capacidades sectoriales. Una cuadratura del círculo que sólo es posible con un cambio organizativo de las TIC a abordar dentro de una reorganización del resto de servicios comunes de la Administración, en la cual la creación de un CIO de la Administración General del Estado es clave de bóveda junto con la evolución de los Subdirectores Generales hacia la figura de un CDO (Chief Digital Officer), responsables plenos del paso de la automatización a la digitalización en los ministerios y organismos.

De todo ello hablé en esta presentación y de todo ello estamos hablando ahora en ASTIC. Porque los profesionales públicos de las Tecnologías de la Información sabemos, podemos y queremos estar en la transformación de la Administración.

Nuestras perspectivas como profesionales TIC públicos y la reforma de de la Administración, son dos caras de la misma moneda.



La presentación que acompañó mi intervención, podéis encontrarla a continuación.






martes, 4 de diciembre de 2012

Agilidad y rediseño continuo como método desarrollo servicios #eAdministracion


En alguna entrada anterior me he referido a la estrategia de Administración Electrónica del Gobierno del Reino Unido. "Government Digital Strategy" es una estrategia corta y sintética, pero con un alto contenido de innovación en lo referente a la aplicación de las TIC en las Administraciones Públicas. Uno de esos aspectos es la necesidad de un rediseño continuo de los servicios públicos digitales. Y cuando digo continuo, es continuo de verdad, extrayendo consecuencias para una reimplementación cíclica.

Como comienzo, la acción 5 establece la obligación de rediseñar como punto de partida todo servicio por encima de las 100.000 transacciones anuales. Dicho rediseño no se realizará sobre el vacío, sino siguiendo una guía descriptora de en qué consiste el estándar que permita garantizar un nivel uniforme de calidad en todos los servicios gubernamentales y una experiencia de usuario similar en todos ellos.

El estándar de rediseño de los servicios no forma parte de la estrategia, sino que se desarrollará el 2013. Sin embargo, se apuntan pistas sobre su orientación en un anexo del documento  contenedor de la estrategia. Los apuntes de la estrategia de rediseño son una declaración de principios de una nueva forma de abordar los servicios públicos electrónicos:
  • Uso de métodos iterativos y de desarrollo ágil
  • Utilización preferente de software libre y publicación de los resultados como software libre
  • Iteración mensual del servicio basado en input de ciudadanos
  • Uso de tecnologías y plataformas comunes
  • Diseño multidispositivo 
  • Ofrecer APIs que permita la integración del servicio con otros de la Administración o terceros en forma M2M
Es decir, rediseño continuo en modo ágil siguiendo un modelo de gobierno abierto radical. Y en qué la clave para la efectividad de los servicios públicos digitales es el diálogo continuo con los ciudadanos y la rápida atención a sus propuestas de mejora. 

Cómo en alguna parte de la propia estrategia se dice, el objetivo es alcanzar "servicios públicos electrónicos tan buenos que los ciudadanos prefieran su uso a la versión presencial".

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Cultura de silos, desaparición de las #interfaces y Administración invisible

Con un grado de razón, leí hace tiempo un artículo defendía la desaparición de interfaces como la más radical mejora de las interfaces. En muchas de nuestras actividades cotidianas, se nos obliga a interacciones con objetos y aplicaciones perfectamente prescindibles. El contexto, acciones anteriores, la mera proximidad a un objeto o el momento temporal, serían condiciones más que necesarias para iniciar una interacción entre nosotros y un punto de referencia externa.

Así, por ejemplo, lo ha entendido Apple, que en su aplicación estándar de recordatorios del iPhone incluye la posibilidad de parametrizar el aviso de un recordatorio por nuestra situación espacial. En el artículo anteriormente mencionado también se incluyen varios ejemplos.

Contrasta esta tendencia a la desaparición de interfaces con la actitud que las Administraciones Públicas tenemos hacia el ciudadano. En ocasiones, les exigimos realizar interacciones perfectamente innecesarias, y deducibles de su situación vital o un servicio previamente demandado. 

En mis carnes experimente una de esas situaciones, la solicitud de beca universitaria para mi hijo tras haberle matriculado en su primer curso universitario. Parece razonable que cualquier ciudadano aspire a recibir el beneficio de una reducción en el coste de sus estudios y, sin embargo, dicha interacción se le exige cuando perfectamente podría haberse integrado con el hecho de matricularse.

Otra interacción prescindible es la que se solicita a los ciudadanos de los territorios insulares de nuestro país. Con motivo de la crisis económica, se implantó una medida destinada a contrarrestar el fraude en la subvención que estos ciudadanos reciben en los viajes aéreos entre las islas y el territorio continental, Desde el 1 de Septiembre, se les exige junto a la tarjeta de embarque un certificado de empadronamiento que confirmara que tenían derecho a la subvención asociada a la compra del billete, ante .a posibilidad de no estar actualizada la dirección de residencia que figura en DNI. Dejando a un lado el contrasentido que supone la vuelta al papel en la sociedad de la información, la solicitud del certificado por el ciudadano es, de nuevo, prescindible. A cualquiera se le ocurren una o dos maneras para ello, como, por ejemplo, mediante la interacción de sistemas de expedición de billetes aéreos de las empresas privadas con sistemas de la Administración.

Podrían darse más ejemplos. En general, detrás de los mismos está la cultura de silos administrativa que establece barreras de comunicación internas o hacia el exterior. La voladura de estas barreras traería lo que debe ser nuestro objetivo, una Administración invisible para el ciudadano., basada en la demanda mínima de interacciones. Ello es parte de lo que es la  primera motivación para el impulso del uso de la tecnología en la Administración en esta era de crisis, su transformación más allá de la mera automatización de las ventanillas.


viernes, 23 de noviembre de 2012

Mesa sobre "Experiencias #opendata " en #opendatasev

Comienzo a escribir este post cuando el AVE comienza su recorrido entre Madrid y Sevilla, a dónde me dirijo por gentileza de David Jordán y Félix Ontañón. Gracias a ambos en primer lugar por invitarnos a datos.gob.es (o Aporta, como prefiráis) a participar en la mesa de debate de "Experiencias Opendata" en la Universidad Pablo Olavide.

A los que participamos en la mesa, nos han facilitado un interesante guión de preguntas. Van a continuación las mismas, con un pequeño resumen de las respuestas que estoy preparando al mismo tiempo que viajo.

  • Administración Pública y portales de datos abiertos. ¿Porqué los necesitamos? ¿Está España en Vanguardia?
Siempre la necesidad de un portal de las administraciones públicas es cuestionable en una era en que existe un portal universal: Google. Sin embargo, si creo que son necesarios, sobre todo en aquellos ámbitos en que se necesita ciudadanos y empresas como parte activa de una política pública. Y ese es el caso de la reutilizacion de la información del sector público, que no puede tener éxito sólo por ofrecer datos, sino que lo tiene en la medida en que e reutilicen. Para ello es necesario el portal, para crear comunidad entre quienes ofrecen datos y los reutilizan, para habilitar un diálogo continuo que permita que la información disponible sea aquella que se necesita. También es necesario como punto de referencia  en los primeros pasos de una política pública para animar y promover la misma entre sociedad y Administración. Todo eso es lo que tratamos de alcanzar con datos.gob.es

Las comparaciones internacionales son difíciles. Lo primero es establecer los parámetros de evaluación, que en mi opinión son dos: utilidad de los datos y facilidad de uso de los datos. En lo segundo, hemos obtenido algún reconocimiento internacional en nuestro caso, por lo que sí podemos decir que estamos en un posición avanzada. En lo primero, no creo que nadie puede decir que está en una posición de privilegio, estamos aún todos centrando el foco. Por ejemplo, Andrea di Maio alguna vez ha mencionado que cerca del 90% de los datos del portal datos.gob de USA sólo ha sido descargado en menos de cinco ocasiones. Estamos lejos aún de la eficiencia en determinar que información quieren ciudadanos y empresas.

 
  • Hablamos del proyecto opendata en que has participado
No considero que Aporta o datos.gob.es sea un proyecto opendata, somos unos facilitadores de proyectos opendata de éxito en la Administración General del Estado, en particular, y en la Administración española, en general. Nuestro éxito o fracaso es directamente proporcional al número de iniciativas que se lancen y el impacto que tengan en el crecimiento del sector infomediario.  Por eso desarrollamos el RD 1495/2011 y por eso estamos ahora volcados en facilitar la implementación del mismo, una implementación que avanza a un ritmo razonable.
  • ¿Cómo facilitar al ciudadano y empresas la búsqueda de datos?
En un mundo complejo como la Administración, en que cada nivel territorial e incluso departamental goza de un alto grado de autonomía siempre es un reto facilitar un acceso único a los ciudadanos. Pero en este caso es imprescindible, ya que el valor de los datos se multiplica exponencialmente con la combinación de fuentes de información, y a más variedad mayor valor.  En la Administración General del Estado, dada la autonomía de los Ministerios y organismos, hemos comenzado ya a trabajar en la federación de áreas de datos, a fin que sea fácilmente replicable el acceso a la información entre datos.gob.es y las áreas de datos de los Ministerios y organismos. Pero para ello necesitábamos estándares, y esa pieza la vendrá aportar la NTI prevista en el RD 1495/2011.  Este esquema de federación será ampliable hacia CCAA y EELL.

Con todo ello, estaremos listos de modo temprano para federar los datos con el futuro portal de la Unión Europea y actuar en este de gateway hacia los datos de iniciativas locales y regionales españolas.
  • ¿Qué tipos de datos reclaman ciudadanos y empresas? 
El estudio que realizamos en 2011 y 2012 sobre el sector infomediario, da una pista sobre lo que piden los ciudadanos y empresas, en la medida que los datos que más reutiliza el sector es una respuesta al mercado. Estas son las informaciones geográficas y de economía. También, obviamente, existe una demanda de información sobre cómo se realiza la gestión pública, pero eso forma ya parte de las obligaciones que marcará la futura Ley de Transparencia.

En cualquier caso, estas son apreciaciones genéricas. El único modo de conocer los detalles es dialogando con ciudadanos y empresas. Eso por ejemplo es lo que hacemos desde datos.gob.es, que tenemos frecuentes reuniones con los representantes del sector infomediario como ASEDIE.
  • ¿Están ciudadanos preocupados por la apertura de datos? ¿Los usa?
Los ciudadanos y empresas están preocupados por dos aspectos de la vida pública: Obtener mejores servicios y del modo más eficiente. Los datos son un vehículo para ello, pero del que quizás la sociedad aún no es del todo consciente, y por ello acude al uso mediatizado por terceros. Actualmente, estamos en una situación similar a la que se dio con el paso de cultura del juglar, que contaba los relatos, a la cultura del lector, que pasó a acceder a los relatos sin intermediarios. Pero aún estamos más cerca de la cultura del juglar.

  • Mejor experiencia comercial de reutilizacion que conoce
Sin ninguna duda, José Luis Marín con Euroalert. No solo por el hecho de su negocio en sí, hacer accesible a las empresas la información de contratación pública de la Unión, que supone casi el 18% del PIB. Sobre todo por el hecho de que es alguien que lucha caso por caso por hacer ver a las Administraciones porqué es importante su negocio para el bienestar y que tiene derecho a acceder a esa información.
  • ¿Qué sobrecostes genera a las AAPP poner los datos a disposición de la ciudadanía? ¿Cómo mitigar dichas costes?
No puede decirse que poner los datos a disposición de los ciudadanos no tiene coste, al menos en este momento que no es un proceso integrado en la vida administrativa. Existe un coste, quien algunos casos será marginal y en otros no tanto. Otra cosa es el modelo de negocio para poder soportarlo, estamos en una etapa incipiente, la del negocio de detalle, para ir a un modelo de negocio al por mayor. En ese modelo habrá que buscar compensaciones entre lo que se de sin coste y lo que se de con coste, aunque el balanceo entre ambos está por determinar. También habrá datos que se ofrezcan sin coste, ya que sí la digitalización tiene una ventaja es alejar el coste de lo que se da del momento de recuperar inversión, que en el caso público perfectamente puede estar derivado en algún caso de la actividad económica que se genere, pero eso no va a suceder siempre.

En el escenario de mitigación de costes entrará también en juego la colaboración público privada. No está explotado lo suficiente la posibilidad de establecer acuerdos exclusivos de tres años por interés público. Esa puede ser una buena fórmula para facilitar para la reutilizacion datos que de otro modo nunca serían publicados.
  • El futuro de la reutilizacion de datos
Sin duda pasa por la colaboración público privada, tanto para poder explotar el valor de la información pública inaccesible de otro modo, como para que el sector privado se anime a publicar datos en formatos abiertos sobre su actividad. Ello es crítico en el caso de los servicios de interés general como telecomunicaciones, energía, agua, ... Sería información que facilitaría a los ciudadanos la elección y un modo de vida inteligente.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Notas sobre el rol en la #innovacion pública de las Tecnologias de la Información y sus profesionales


Notas para la apertura del encuentro "Innovación y Tecnología de la Información en las organizaciones" desarrollado en colaboración con Gartner



En nuestro imaginario colectivo figura España como un país con baja dedicación a la innovación. Es una visión respaldada por datos internacionales, como nuestra posición entre los innovadores moderados en el cuadro de mando de innovación de la Unión Europea. Sin embargo, también indicadores internacionales nos acercan la visión de las Administraciones Públicas y el ámbito de las Tecnologías de la Información, respectivamente, como tipo de organización y herramientas de trabajo dónde la innovación es frecuente en España. De un lado, las Administraciones Públicas españolas figuran a la cabeza de la innovación pública en la Unión Europea de acuerdo con el estudio que Gallup realizó en 2010 para la Comisión Europea. De otro lado, España es el país que obtiene por sus propuestas más fondos del Programa de Competitividad e Innovación de la Unión Europea en el ámbito de las Tecnologías de la Información.

Los profesionales públicos de las Tecnologías de la Información estamos, pues, en una de las escasas encrucijadas dónde la innovación es hecho frecuente en nuestro país. Y esa es una oportunidad que no hemos de dejar pasar. Aunque para ello hemos de vencer la paradoja, también frecuente en otros sectores, de que en un mundo cada vez más digital sigue existiendo una falta de peso del CIO en el diseño de la estrategia y la innovación de las organizaciones. Esta falta de peso, contra lo que pensamos, no es algo exclusivo de sector público como vino a mostrar la encuesta sobre preocupaciones de los CEO realizada por Gartner en 2012.

Las herramientas que nos facilitan romper con esta paradoja son los nuevos paradigmas tecnológicos, las cuatro fuerzas alrededor de las cuales podemos realizar propuestas para innovar en la Administración. Estas cuatro fuerzas que confluyen en nuestros días son los medios sociales, cloud computing, movilidad y big data. Del uso combinado de las mismas surgen soluciones que permiten un salto de innovación en cada ámbito que la Administración Pública requiere
  • Modelo de gestión, facilitando la creación de una Administración en tiempo real, donde tanto ciudadanos como responsables políticos puedan disponer de información 24x7 de modo comprensible sobre el estado de la nación (Ejemplo: La app creada para Primer Ministro Británico)
  • Productos y servicios a los ciudadanos, habilitando la contextualización de la oferta a las necesidades y estilo de vida del ciudadano y la creación conjunta de productos y servicios dentro de un modelo de gobierno abierto
  • Procesos de la Administración, modificando los eslabones de la cadena de provisión de los servicios explotando las alianzas con socios internos y externos que nos permite la digitalización (Ejemplo: expedición del permiso de conducción en Gabinetes Médicos)

Saber extender nuestras capacidades personales para que todo el potencial de innovación que podemos aportar sea atendido, es la principal innovación que hemos de saber introducir en nosotros mismos. Siempre, la innovación más difícil de implantar es la que nos es más personal.



lunes, 12 de noviembre de 2012

El valor de los profesionales públicos de las Tecnologías de la Información

Frente a quienes consideran las Tecnologías de la Información como un elemento externo al negocio de la Administración Pública, desde ASTIC defendemos el valor de realizar la gestión de las Tecnologías de la Información desde una óptica pública y realizada por profesionales públicos. Ello no está movido por un interés en mantener contra viento y marea nuestra condición de empleados públicos, sino basado en el convencimiento que no puede considerarse externo al negocio de la Administración lo que ha de ser la piedra angular de su transformación. Porque lo digital transforma las organizaciones en sus tres dimensiones básicas

  • Cómo se relacionan con el mundo exterior
  • Cómo son más eficientes internamente mediante la automatización
  • Cómo analizan la información de sus relaciones con el exterior y rendimiento interno para crear un círculo virtuoso de mejora continua
Siendo la tecnología clave en estas tres dimensiones, difícilmente puede decirse que es tan sólo un soporte al negocio. Lo digital es el negocio.

La ventaja competitiva que atesora la Administración General del Estado contando con un colectivo de profesionales públicos de la Tecnología de la Información, queda de de manifiesto en la recientemente publicada "Government Digital Strategy" del Gobierno del Reino Unido. Bajo el principio de convertirse en un servicio público digital, incluye una acción orientada al desarrollo de capacidades internas relacionadas con las Tecnologías de la Información.

No es el primer documento estratégico del Reino Unido en que se detecta ésta necesidad. Contar con un conjunto de profesionales público de las Tecnologías de la Información se considera clave en dicho país para recortar la factura tecnológica del Gobierno Británico, que se estima en un 1% del PIB del Reino Unido, con un gasto de 1.200 millones de libras sólo en hosting.

Una Administración Pública sólo puede aspirar a ser una Administración Digital eficiente si cuenta con un conjunto de profesionales públicos de las Tecnologías de la Información. 






miércoles, 7 de noviembre de 2012

Unas notas sobre #Innovacion y compra pública

Con motivo de mis actividades profesionales, me he cruzado en diversas ocasiones con el concepto de utilizar la compra pública como palanca de innovación y el I+D. La idea, viniendo en mi vida profesional de un entorno de I+D, siempre me pareció una buena solución para hacer realmente de Europa la economía más dinámica del mundo que se persigue (sin éxito) desde la Estrategia de Lisboa (año 2000).

Si bien los primeros encuentros con la idea los tuve revisando por interés personal la estrategia "Union para la Innovación", otro de los ejes de la política Europa 2020 junto con la Agenda Digital, el aterrizaje nacional lo tuve unos meses más tarde. Concretamente, el primer encuentro lo tuve en la legislatura anterior, donde tuve que realizar una revisión de la "Estrategia Estatal de Innovación (E2i)". Allí como uno de los ejes de la estrategia aparecía hacer uso de la "Demanda Pública". 

Uno de los resultados de la E2i es una "Guía de Compra Pública Innovadora (CPI)".  En la cual figuran los conceptos básicos de cómo hacer uso de las herramientas de contratación pública para realizar "Compra Pública de Tecnología Innovadora (CPTI)" y, en menor medida, "Compra Pública Precomercial (CPP)". La diferencia básica entre ambos tipos de compra es la orientación de la primera hacia la adquisición de productos innovadores disponibles para dar servicio, mientras la segunda está orientada a contribuir al desarrollo conjunto de productos de I+D. Ni la CPTI ni la CPP son tipos de contratos específicos, sino que haciendo uso del modelo de contrato de Colaboración Público Privada y el diálogo competitivo como herramienta se realiza la compra pública orientada a innovación o I+D.

A pesar de haber sido activado en la Plataforma de Contratación del Estado un tipo de compra denominado "compra publica innovadora", una consulta a la misma permite constatar el poco uso o poco registro de la compra con características de innovación. Algo similar sucede con una consulta por el uso en general del modelo de contratación "Colaboración Público-Privado", que no deja de ser la herramienta básica de la CPI, y que llevó recientemente a reclamar en algún periódico la necesidad de una oficina de colaboración público-privada.

Con motivo de preparar la participación en un proyecto europeo, he tenido que ahondar en lo relacionado con el modelo de CPP. Un excelente punto de partida para ello ha sido la comunicación de la Comisión Europea "La contratación precomercial: impulsar la innovación para dar a Europa  servicios públicos de alta calidad y sostenibles". Tratar de dar respuesta a los complicados retos sociales a los que nos enfrentamos, mediante un modelo de contratación público-privado en el que se compartan riesgos y beneficios de la I+D fomentando un mercado en competencia, se plantea como el objetivo de la CPP.

El modelo de CPP se basa en la sucesiva exploración de soluciones, construcción de prototipos y desarrollo de primreros productos en colaboración público-privada, mediante un diálogo competitivo con una serie de actores del mercado privado. El amparo legal sería una contrato marco que definiera que se quiere obtener, las fases que se van a desarrollar y como se va a ir desarrollando la eliminación de actores (así como las compensaciones por sus esfuerzos) en las distintas fases. El siguiente gráfico resumen el ciclo de contratación pública precomercial.



El modelo CPP es complejo, y, combinada la complejidad con el momento de crisis, no es extraño el escaso uso hasta ahora, aunque lo último debiera incitar a su uso. Existen sin embargo prácticas que pueden ser útiles para convertirse en un efectivo usuario del modelo. Una guía de prácticas aplicables tanto a la CPP y CPTI pueden encontrarse en "Guide on dealing with innovative solutions in public procurement ". En la misma se dan los siguientes consejos
  • Ser un cliente inteligente, informando lo antes posible de nuestras necesidades
  • Consultar con el mercado antes de realizar la licitación
  • Involucrar de modo temprano a todos los actores con participación en todas las fases posibles
  • Dar libertad al mercado para ser creativos dando especificaciones de necesidades y no resultados
  • No buscar la solución económicamente más barata, sino la más efectiva y sostenible
  • Hacer uso de los medios electrónicos durante el proceso (e.g. wikis para requisitos o licitación electrónica)
  • Realizar una gestión adecuada de los riesgos, identificando los mismos y los responsables de evitarlos
  • Incentivar la innovación mediante políticas adecuadas de los derechos de propiedad intelectual de las soluciones
  • Desarrollo de un plan de implementación incluyendo un seguimiento adecuado
  • Aprendizaje de la experiencia para el futuro




miércoles, 31 de octubre de 2012

Measuring #eGov take-up

Note: Slides and text used for Information Society Statistics meeting en Luxemburg


For many years, I have been attending to international eGovernment meetings. In all those meetings, one of the battles we have fought is the need to enrich our current view of the take up of eGovernment services. This slides are a summary of this point of view, which are the limitations of a measurement based on surveys and the mechanism we use in order to overcome this limitations. And of course some results we have obtained.





Because the concept of the take up of a service is a manifold concept. If you look up its definition in the different dictionaries you will find one different definition in each of them. With the analysis of these different definitions we can draw two conclusion. First of all, something (a service) should be avalaible to be bought, used or accepted. Secondly, that acceptance is a factor as important as usage when we speak about the take up of a service.

The generally accepted aproach of how to measure the take up of eGovernment is based on surveys. In the case of the European Union, these surveys are designed under the direction of Eurostat around one simple question: "Are you using Internet for interaction with Public Authorities?". The results offered us a valued perspective of how many citizens or companies are using eGovernment services, but they do not provide us the complete picture for many reasons. To begin with the moment the survey is done has a big impact in the results. Due to the time-dependent nature of the relationship between citizens and government, results of the survey are quite different depending on when is collected. We only need to analyse the different results offered by Eurostat surveys about the usage of eGovernment services in Spain in the last twelve or three months. Secondly, not everybody need to have relationships with Public Authorities. Finally, not everybody have a knowledge of what services are provided by Public Authorities. Evidences for these two last assertions are provided by a survey conducted by the Spanish Sociological Research Agency in 2010 for the Public Services Evaluation Agency.

The reason of the partial picture provided by Eurostat surveys is the hidden take up of eGovernment services: The indirect usage of the services through intermediaries. In the case of Spain, many companies always have been outsourcing their relationships with Public Authorities through small private offices specialised in this field. With the dawn of eGovernment services, the situation has not changed. Although the small private offices has shifted towards  the usage of the electronic channel, the companies they represent are unaware that their relation with Public Administrations actually are conducted online. Similar landscape appear in the arena of the relationships between citizens and governments, but in this case the role of intermediaries are played mainly by family members and friends.

Therefore, we need a mechanism to overcome the assumptions that underpin the Eurostat surveys in order to have a complete picture of the take up of e Government services. Apart of the factors mentioned above for the citizens survey, in the case of the companies survey the limitations are that the size of the companies are not weighted and not all the NACE sectors are included. For these reasons, in 2010 we began to collect data about the number of cases handled online and face-to-face for the main eGoverment services provided by the National Government. The aim was to have a better view of the shift from the analogical model to the digital world in Government services.

The IT system used as the cornerstone for collecting the data is the Administrative Inventory System (AIS). The AIS was established in 1992, originally only as system for compiling the administrative procedures based on software applications. In the transition phase for the implementation of Spanish eGovernment Act (Law 11/2007), the system evolve as an inventory of all the National Government administrative procedures with the information about its degree of online availability. The system was a critical instrument for tracking the implementation of the eGovernment Act which included the obligation of providing through electronic means all the National Government services by the end of 2009. In 2010 the National Interoperability Framework include the obligation for ministries and agencies of the National Government the updating of the information contained in the AIS about its procedures, including the number of cases handled through the different channels.

The AIS is not a complex system. It has a user-friendly web interface and a database which is the hard of the system. In order to pave the way for the integration of the AIS with the back-office the ministries and agencies, the AIS offered also a M-2-M interface based  in web services. The database includes for each procedure its regulation, forms, degree of online availability, number of cases handled through each channel and a clasification attending the target (citizen or company), type (grant, taxes, statements, ...) and policy (education, health, ...). More than 2000 procedures and services are compiled in the AIS database.

The results are published yearly in the website of the eGovernment Observatory since 2010. This information help us to complement the information provided by Eurostat surveys. The results show an steady growth in the take up of eGovernment services, with a similar trend to Eurostat surveys but at higher level in terms of absolute numbers. According with the data collected, nearly 70% of the citizens transactions with the government and more than 90% of the companies transactions are handled online.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Notas sobre legislación #RISP


Nota previa: Esta entrada es la nota resumen de un curso sobre legislación sobre Reutilización de la Información del Sector Público para el Gobierno de Aragón que he impartido.

La Reutilización de la Información del Sector Público (RISP) es una materia sobre la cual la legislación existente es materia reciente, y consecuentemente en evolución. Sus orígenes se remontan tan sólo a 1999, momento en el que la Comisión Europea inició el proceso que desembocaría en el desarrollo de la Directiva 2003/98/CE con el documento "Green paper on PSI in the Information Society"[1]. En el pueden encontrarse ya los puntos que han conformado el debate legislativo sobre la RISP en la última década:
  • Definición del concepto de información del sector público
  • Ámbito de aplicabilidad de la legislación entre toda la información existente
  • La igualdad de derechos en lo referente a la reutilización de la información
  • Modelos de tarificación por la información
  • Límites de la reutilización de la información frente a la protección de datos personales y los derechos de propiedad intelectual

La RISP es concebida en la Directiva 2003/98/CE[2] como un valor añadido sobre las normas de acceso a la información pública, las cuáles no pretende modificar, por ser materia competencial de cada uno de los Estados Miembros en virtud de los Tratados de la Unión. Si bien en la propuesta inicial de la Comisión Europea se contemplaba la reutilización de la información pública como derecho ciudadano sobre cualquier información accesible[3], el texto final de la legislación comunitaria quedo tan sólo en el establecimiento de la igualdad frente a la reutilización de la información. La definición de qué información tiene carácter reutilizable y cuál no, se mantenía como concesión discrecional de las Administraciones Públicas. De igual modo, quedaban fuera del ámbito de aplicación de la Directiva la información generada por la instituciones culturales de carácter público y se permitía establecer precio sobre la información pública declarada reutilizable.

La transposición de la Directiva 2003/98/CE fue lenta por parte de los Estados Miembros. En el caso concreto de España, al igual que en el de un gran número de ellos, se realizó fuera del plazo para ello. El resultado de la transposición de la directiva comunitaria a nuestro marco legal es la Ley 37/2007, de 16 de noviembre, sobre reutilización de la información del sector público[4]. La ley no incluía novedad alguna sobre la directiva, más allá de encuadrarla dentro de la legislación de acceso a la información propia de nuestro país.

La promoción de la RISP dado por iniciativas nacionales como el proyecto Aporta, la creciente concienciación sobre el valor económico de la información del sector público a partir del informe MEPSIR[5] y el impulso del movimiento opendata internacional, revelaron las limitaciones del marco legislativo existente. Sólo el reconocimiento de la reutilización de la información pública como derecho ciudadano y el establecimiento de licencias tipo idénticas podrían dar soporte a la creciente industria infomediaria. Esos son precisamente los dos objetivos principales del Real Decreto 1495/2011, de 24 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 37/2007, de 16 de noviembre, sobre reutilización de la información del sector público, para el ámbito del sector público estatal[6].  Adicionalmente, el Real Decreto introduce las obligaciones para la Administración General del Estado de mantener un catálogo de información pública reutilizable y el desarrollo de una Norma Técnica de Interoperabilidad sobre la materia dentro del marco del Esquema Nacional de Interoperabilidad. Aunque el Real Decreto es sólo de aplicación en el sector público estatal, existen Administraciones de otros niveles territoriales que están haciendo transposiciones del mismo a su ámbito de competencias.

El último eslabón de la cadena legislativa hasta la fecha es la revisión de la Directiva 2003/98/CE actualmente en curso[7]. Dicha revisión formaba parte de los compromisos de la Comisión Europea contemplados en la Agenda Digital para Europa[8]. El principal objetivo de la propuesta de la  Comisión Europea es la introducción del derecho a la reutilización de la información, promover la disponibilidad de información en formatos estándares reutilizables de modo automatizado, ampliar parcialmente el ámbito de la directiva a museos y bibliotecas públicas y la generalización de la carga de costes marginales por la información como regla en lugar del retorno de la inversión.



[1] “Green paper on PSI in the Information Society”, European Commission, January 1999, COM(1998)585.  http://ec.europa.eu/information_society/policy/psi/docs/pdfs/green_paper/gp_en.pdf
[3] “Proposal for a Directive of the European Parliament and of the Council on the re-use and commercial exploitation of public sector documents”, European Commission,  June 2002, COM(2002) 207 final. http://ec.europa.eu/information_society/policy/psi/docs/pdfs/directive_proposal/en.pdf
[5] “Measuring European Public Sector Information Resources (MEPSIR)”, European Commission, June 2006, http://ec.europa.eu/information_society/policy/psi/actions_eu/policy_actions/mepsir/index_en.htm
[7] "Proposal for a Directive of the European Parliament and the Council amending Directive 2003/98/EC on the re-use of public sector information", European Commission, December 2011. http://ec.europa.eu/information_society/policy/psi/docs/pdfs/directive_proposal/2012/proposal_directive.pdf

miércoles, 17 de octubre de 2012

#RunOgov - Cultura #open y reutilización de información y aplicaciones


Nota previa: Anotaciones para intervención en evento #RunOgov de Club de Innovación celebrado el 17/10/2012 en Valladolid


Tim O'Reilly define el núcleo de la Administración y el Gobierno como "lo que hacemos juntos porqué no podríamos hacerlo solos". Es una definición del núcleo de la actividad que han de desarrollar los poderes públicos complementaria de su visión de los mismos cómo una plataforma, un habilitador de la actividad colectiva de la sociedad. Ello nos lleva a que una Administración o Gobierno Abierto es aquel que presta servicios abiertos, servicios sobre los que empresas, ciudadanos y otras Administraciones pueden ejecutar acciones colectivas y construir nuevos servicios aportando valor público añadido. Una Administración o Gobierno Abierto es, en definitiva, aquella que reconoce que no todos los servicios puede prestarlos de modo eficiente y/o eficaz por si sola, y a su vez se apoya en los servicios de terceros para prestar nuevos servicios públicos de un modo eficaz y eficiente.

La reutilización de la información del sector público y de aplicaciones software desarrolladas por las Administraciones están, forzosamente, en el centro de toda estrategia pública de Gobierno Abierto. En ambos casos, habilitan la creación de nuevos servicios públicos y privados, haciendo posible ese lema de nuestra infancia "sólo no puedo, con amigos si". Aunque si me gustaría resaltar, que dicha cultura favorecedora de la reutilización debería ser no sólo el eje de la actividad del sector público, sino también del sector privado. Es mucho lo que nos jugamos con ello. En un momento de parálisis económica la colaboración masiva puede crear riqueza.

Para comprender el valor de lo que se puede crear apoyándose en la reutilización y la cultura de lo abierto, quiero dar sólo tres cifras:
Son cifras ciertamente abultadas, pero que debemos divulgar sin miedo quienes creemos en la cultura de lo abierto y el factor multiplicador de beneficios económicos que las TIC aportan a la Administración y la Sociedad. Y hemos de hacerlo por dos razones. En primer lugar, por el valor de las fuentes de las estimaciones, en los casos mencionados Comision Europea y McKinsey, igual de válidas para este campo que las que realizan para otras y son base de decisiones sobre políticas públicas. En segundo lugar, y lo que es más importante, porque la enorme contribución económica de las TIC al sector público, apoyada sobre compartir información, está ya contrastándose con hechos, baste recordar la cifra de ahorro del 20% de gasto en medicamentos que está ya suponiendo la receta electrónica según datos del Ministerio de Sanidad.

El secreto del potencial económico de la reutilización de la información y de las aplicaciones está en el caldo de cultivo para la innovación que es capaz de generar. La innovación es crear nuevos servicios y productos dando nuevos usos a servicios y productos ya existentes. Con cada pieza de información o software que ponemos a disposición de terceros estamos alimentando el círculo virtuoso de la innovación, y, consecuentemente, haciendo nuestra sociedad mejor y más productiva. Es por tanto un deber cívico de todos, comenzando por la Administración, participar en la cultura de lo abierto.

Ejemplos de cómo las Administraciones somos partícipes ya de ésta cultura de lo abierto existen, en mayor o menor medida, en todos los niveles territoriales de nuestro país. Por citar algunos más cercanos a mi actividad cotidiana como funcionario de la Administración General del Estado:
Las Administraciones ya han comenzado a liberar el potencial económico y de innovación derivado la reutilización de información y aplicaciones públicas. Habremos de continuar por esa línea y demandar las mismas iniciativas al sector privado. Ejemplos fructíferos de colaboración público-privada en la apuesta por la cultura de lo abierto ya hay en otras latitudes como USA, donde la conjunción de ambos está dando lugar a iniciativas interesantes en ámbito de Energía o EducaciónLa innovación basada en la cultura de lo abierto es la única alternativa que tenemos como sociedad.

viernes, 5 de octubre de 2012

Viajando por Lituania y Letonia

Comienzo hoy una de las actividades que me apasionan: viajar marcándome mi propia ruta, fuera de los cauces marcados por las agencias de viajes o tour operadores. Crearte tu propio recorrido desde cero, explorar alternativas de destino, elegir etapas que se adecuen a tu ritmo. Viajar es un laboratorio de nuestro recorrido vital.

Cada año, un nuevo país. No se acaban nunca las rutas no andadas.

Esta vez ha tocado volver a los países del Báltico. Hace unos años fue Estonia. Ahora tocan Lituania y Letonia. Desde Riga onde estoy, esperan cuatro parques nacionales, Vilnius y vuelta a Riga. Durante casi dos semanas recorrer en la soledad de pareja más de 1.500 kilómetros de tierras extrañas.

Estas son las etapas que quedan por delante. Espero a alguien le sirvan las ideas para buscar sus propias etapas sobre el mismo terreno.

  • Vilnius
  • Riga

jueves, 4 de octubre de 2012

Apertura #MP2012Astic : Nuestro valor son evidencias y capacidad de propuesta

Buenos días.

En primer lugar, en nombre de la Junta Directiva de ASTIC queremos dar las gracias a todos por que hayáis encontrado un hueco en vuestra agenda para compartir con compañeros y empresas colaboradoras el Meeting Point 2012

El encuentro de este año, lo celebramos entre turbulencias económicas y un continuo debate sobre la redefinición de la función y perímetro del sector publico. Es por tanto el momento de reflexionar sobre cuál ha de ser nuestra contribución como profesionales públicos de las TIC a la sostenibilidad de la sociedad y la Administración.

Nuestro papel en la Administración es un debate que no debemos rehuir. Siendo mucho lo que hemos aportado en la Administración, seguimos aportando y nos queda mucho por aportar. Con nuestra labor cotidiana, introducimos mejoras en eficiencia y eficacia administrativa y generamos ahorros de costes a nuestro país en un momento en el que, ciertamente, lo necesita.

Estamos reduciendo en un 93% los costes de transacción para cada uno de los miles de trámites que cada día realizan las empresas y ciudadanos con la Administración, a través del canal electrónico que hemos desarrollado y mantenemos vivo.

Estamos siendo capaces de impulsar un nuevo sector económico mediante la publicación electrónica de la información pública para su reutilización por las empresas. Un sector que ya genera entre 350 y 550 millones de Euros anuales en nuestro país y puede llegar a generar hasta los 4.000 millones de euros, según la Comisión Europea.

Logramos ya importantes ahorros internos y estamos en el camino de profundizar aún más en ellos. Baste decir que la automatización completa del ciclo de vida de contratación supondría un ahorro de hasta 8.000 millones de Euros para las Administraciones de nuestro país

Estamos incrementando la eficiencia operativa. Un ejemplo es el caso de AEAT, la cual en menos de 10 años ha aumentado un 40% el numero de declaraciones de los impuestos más habituales procesadas sin incrementar los recursos humanos y reducido periodo de devolución de iIRPF de meses a días. Eficiencia comparable a la de otros grandes centros como Seguridad Social o Catastro.

Son evidencias de nuestro valor público, evidencias que todos debemos esforzarnos en generar y divulgar para demostrar que no son casos aislados. Los números son nuestros aliados y hemos de perder el miedo a las matemáticas, son nuestros argumentos para la defensa de un modelo público de las TIC en la AAPP. Sin facilitar datos, nos será más difícil poner en valor nuestra labor ante la sociedad.

Esas cifras son nuestra historia. Pero ahora se nos exige más. En los primeros contactos que la nueva Junta Directiva esta manteniendo, es continua la petición de que aportemos soluciones y propuestas, porque éste es el momento de hacerlo. Así ASTIC ha realizado ya aportaciones para la Agenda Digital para España y el Plan Mejora, y sigue trabajando para elaborar nuevas propuestas.

Debemos buscar y dar soluciones mas allá de la función directa y concreta en las unidades en las que prestamos servicio, deben los responsables políticos identificar a ASTIC como una asociación de profesionales capaz de ser la Asesoría Tecnológica de la Administración. Debemos emplear nuevos paradigmas tecnológicos, aplicar modelos de innovación abierta en colaboración con empresas y sociedad, organizarnos aprovechando mejor las infraestructuras comunes para ofrecer las mejores soluciones[sectoriales aprovechándonos de la cercanía al negocio que nos dan las SGTIC. Nuestras propuestas son, en sí, una defensa del modelo público de tecnologías de la información y la capacidad de sus profesionales.

Debatamos hoy sobre soluciones y medidas, porque nuestro valor para la Administración y Sociedad está en nuestra capacidad de propuesta.

martes, 25 de septiembre de 2012

#TIC y Administración Pública: Islas de #Innovacion en España

Es un lugar común la baja capacidad de innovación de nuestro país. De acuerdo con el cuadro de mando de innovación de la Unión Europea, España figura entre el grupo de Estados miembros moderadamente innovadores, por debajo de la media de la Unión Europea y en el puesto 18.

La baja dedicación de recursos a la innovación se confirma atendiendo a otros indicadores. Así, por ejemplo, en el periodo 2007-2011, España no ha llegado a captar el 5% de los fondos dedicados por la Unión Europea al 7º Programa Marco (1,7 miles de millones de Euros de un total de 34,4 miles de millones de Euros). De igual modo, de acuerdo a los datos de Eurostat (2010), los recursos dedicados a la I+D en 2010 alcanzaron tan sólo el 1,39% de nuestro PIB, inferior a la media de dedicación de recursos de la Unión Europea estimado en un 2% del PIB.

Dentro de este entorno tan poco propicio a la innovación, la intersección de TIC y Sector Público aparecen como islas de innovación.

Contra la sabiduría popular, nuestro sector público es particularmente innovador en comparación con nuestro entorno. En el Innobarómetro de 2010, la Unión Europea resaltaba a España como el país que junto a Reino Unido y Holanda contaba con más instituciones públicas que introducían prácticas innovadoras (página 13). Innovación pública que se confirma con el dato de Eurostat de 2010 que situaba a España con una dedicación gubernamental a la innovación del 0,28%, por encima de la media de la Unión del 0,27%.

En el ámbito de las TIC, pueden apreciarse indicadores favorables atendiendo a la financiación recibida en el programa ICT-PSP CIP. De acuerdo a los datos del reporte de implementación de 2011, España ha captado en el el periodo 2007-2011 aproximadamente el 11,63% de los fondos del programa (49 millones de Euros de un total de 421 millones).

Más allá de los tópicos, en las TIC y el sector público se innova. Una innovación que debería seguir apoyándose en el difícil año presupuestario de 2013.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

#BigData : Retos y Oportunidades en #aapp

El Desayuno Astic de mañana jueves 20 de Septiembre de 2012 gira entorno a las oportunidades y retos que "Big Data" presenta para la Administraciones Públicas

Esta es la presentación y notas introductorias al tema que he preparado.






NOTAS ACOMPAÑANDO LA PRESENTACIÓN



Desde finales del siglo pasado, se ha producido una explosión de la información en formato digital. El volumen de información digital hace ya tiempo que supero a la información en formato papel y la capacidad de instalada de almacenamiento digital crece en un 50% anual, esperándose que alcance que supere el centenar de zettabytes en el año 2021.
Esta explosión de información ha llevado a los analistas a hablar del concepto Big Data.
Big Data es uno de los conceptos que mayor interés han despertado en los últimos meses. Basta para ello, en una aplicación de los conceptos Big Data, en consultar la evolución exponencial de las búsquedas del término en Google en el último año.
Big Data se caracteriza por ser información digital que surge a gran velocidad, en un alto volumen y de una variedad de fuentes de datos. Estas característcas se resumen en las 3 V´s del Big Data a las que algunos suman la cuarta V de Veracidad. 


En cualquier caso, Big Data es una figura de límite difuso con los tradicionales conceptos de data mining y bussines intelligence, pero que puede resumirse su diferencia atendiendo a los parámetros de las 3 Vs mencionados.
Los volumenes de información manejados pasan de Terabytes a Exabytes, se trata de información procesada en streaming y que no está previamente alamacenada, con formatos no siempre estructuradas y provenientes de diversas fuentes con relación difusa. No siempre es sólo información de todas éstas características , pero si cuando la información manejada reúne más de dos de ellas es necesario pensar en nuevas tecnologías y metodologías para hacerla frente.

 

Las Administraciones Públicas se considera un escenario perfecto para el desarrollo de los conceptos asociados al Big Data por la confluencia de tres condicionantes: Su alto gasto en almacenamiento que hace presumir un alto volumen de datos útiles para proyectos Big Data, un amplio espectro de “Dark Data” (información que se genera como subproducto del tratamiento de información y que es a su vez objeto de posible tratamiento) y la sinergia con el impulso a la reutilización de la información y el opendata.

 
Si bien comienzan a aparecer soluciones tecnológicas para el tratamiento de estos volúmenes de información, existen identificado un gran defícit: Los analistas de datos. De igual modos, es necesario incluir en la formación de las capacidades directivas del futuro la “alfabetización numérica”, que los directivos sean capaces de no ver con recelo la automatización de las decisiones basadas en datos.

 
Los proyectos Big Data levantan sin embargo nuevos interrogantes a responder antes de iniciarlos. En primer lugar identificar cuál es nuestro objetivo de conocimiento, paso previo para identificar qué fuentes de datos pueden darnos la respuesta. En segundo lugar, la disponibilidad de los medios, nuestra capacidad para tratar la información que nos dará la respuesta, si somos capaces de hacerlo con nuestras tecnologías tradicionales de Business Intelligence o hemos de ir a otras soluciones. En tercer lugar el cómo obtener las respuestas, que análisis hemos de realizar. Y finalmente, la responsabilidad del proyecto, en general de carácter transversal por la variedad de fuentes tratadas, y donde no valen los mecanismos de asignación de responsabilidades basados en la estructura silificada de la Administración Pública.
palyginti kainas